lunes, 24 de junio de 2013

III Nocturna Villa de Montejaque

Va finalizando la temporada.... las piernas llenas de kilómetros... las metas superadas.... pero aun tenemos retos a superar.

Un gran reto a superar fue la III Nocturna Villa de Montejaque, un exigente recorrido bajo la luna, que casi iluminaba en su máximo esplendor, a lo largo de 40 kilómetros por la serranía rondeña, donde a la dureza de la distancia se suman los fuertes desniveles en el terreno, la dificultad de la oscuridad y los problemas de orientación.

Esta prueba, estuvo enmarcada en todo momento por un ambiente festivo y con muchas ganas de hacer deporte.
video

En esta prueba, los miembros de Cambio de Marcha dieron lo mejor de sí mismos, siendo destacable la ejecución de Javi Moreno, finalizando el primero del Club con un tiempo de 4 horas y 47 minutos, acompañado simplemente de su pasaporte de control, sin geles, sin agua propia y sin ropa de abrigo. Todo un campeón.
Javi, aprendiendo de un auténtico minimalista (a pesar de las medias de compresión)
El corredor revelación de la prueba fue Roberto Liñán, llegando segundo tan sólo a 7 minutos de nuestro campeón particular, pues las previsiones eran que finalizara pasadas las 6 horas de recorrido.

Tampoco podemos olvidar a los demás competidores: Javi López, Isabel Valera y Chema Hidalgo, que fueron finalizando la prueba con distintos niveles de sufrimiento.

La dureza y exigencia de la prueba, la sientió en primera persona David Reina, que tuvo que abandonar la prueba en el kilómetro 23 por una grave lesión muscular. Desde aquí, te damos todo nuestro apoyo, deseando que te recuperes pronto y vuelvas a compartir kilómetros con nosotros.

Momentos antes de iniciar la prueba
Esta prueba, refleja toda las características por lo que este deporte nos vuelve loco: nos obliga a sacar lo mejor de nosotros mismos, a superarnos en cada kilómetro, a luchar contra nosotros mismos... el tópico de la soledad del corredor de fondo alcanza su máxima expresión. Pero además, deja florecer el apoyo a los que te rodean, los gritos de ¡cuidado barro! ¡ojo, piedras! y el preocuparnos por todos y todas las deportistas que necesitan apoyo durante el camino, los que se marean, los que tropiezan, los que se quedan sin agua....

Una prueba para repetir.... o no.

La solecdad del corredor pero rodeado de apoyos

No hay comentarios:

Publicar un comentario